Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

jueves, 30 de junio de 2016

Sueños locos LXIX (Alfonso Prat-Gay)

 


 Esa mañana de domingo, en medio de una lluvia que golpeaba mi ventana, me levanté muy enfermo. No me dieron ganas de comprar el diario a sabiendas de que no podría leerlo. Porque, a decir verdad, no leo ni estudio si la fiebre me consume el cuerpo y la mente. Como un muerto vivo, caminé el angosto y corto pasillo que conecta las habitaciones y el baño con el comedor, la estrechez de Lugano 1 y 2, la austeridad forzada de la vivienda social. Me costó llegar a la mesa del desayuno. Como no iba a haber La Nación,  tampoco facturas. Si salgo por algo, salgo por todo. Pero bueno, nunca faltan café y galletitas. Con expresión apesadumbrada, me senté y miré a Alfonso, la nueva pareja de mi madre. Lindo tipo, buen aspecto. Ella merece alguien así, de la misma edad y bien parecido. Mi vieja, pese a ser de clase obrera, se ve que tiene lo suyo como para seducir a un rico que se encarga día a día de fundir nuestro amado país.

  Mucha plata no tenía encima. No había cobrado por los trabajos que hago por ahí y por el mecenazgo de un judío generoso amante de mi blog. Dicho sea de paso, siempre estoy abierto a que colaboren con este pobre servidor. Bien, tenía que comprar urgente antibióticos. Se podría decir que mi garganta "lo pedía a gritos" pero ni podía hablar. Como pude, le dije a mi vieja que me preste dinero para los remedios. Ella me iba a dar más de lo que necesitaba inclusive. Pero Alfonso, Alfonso Prat-Gay, no tuvo mejor idea que darme un discurso de ajuste: "Tu mamá te va a dar solamente cuarenta por ciento del valor de las medicinas. Estamos en una época de austeridad. Vos vas a tener que sacar el resto de la guita de donde sea. El país está mal. Cada diez años viene un caudillo de alguna provincia lejana y arrasa con todo. Hay que moderar el consumo. No se puede tirar manteca al techo. La fiesta se acabó. La prioridad es combatir la inflación y alcanzar la pobreza cero".

  Ni bien terminó con su discurso, lo agarré a los sillazos. Después, por temor a las represalias de este loco y de mi madre, corrí por el pasillo y, una vez en la puerta del baño, comencé a arrojar objetos de allí y de las habitaciones. El comedor parecía un campo de batalla de Siria. Alfonso se fue apaleado y ensangrentado. Cortó con mi vieja. Ella, por despecho, me rajó. Priorizó el chongo antes que al hijo. Pero la perdoné porque, pese a ser un hijo de puta, no una buena persona como Kicillof, es lindo tipo y las mujeres suelen ser frívolas y muy pocas entienden de política. 

¿Por qué soy sciolista?



  Hoy voy a explicar en breve por qué soy sciolista. Es verdad que yo sentía un profundo desprecio por la clase dirigente. Y sentía rechazo por el gobierno anterior. Detestaba a Nilda Garré, Lubertino y a todos esos personajes hacedores de inseguridad y conflictos sociales. Pero el tiempo impuso la agenda del Pueblo. De ahí la aparición de los Berni, los Granado, los Padre Molina y todos esos tipos que quieren un país mejor de verdad, un país seguro y coherente. En sintonía fina con el Papa Francisco, el Kirchnerismo dejó de lado sus idealismos progres berretas y se hizo verdaderamente peronista, pragmático. La inseguridad es una realidad. Hay que resolverla. ¿Cómo? Sí, la famosa inclusión social. Claro que sí. Hasta Pancho I lo dice. Pero hay algo más: ¿qué hacemos con alguien que en este mismo momento está robando, violando y matando? ¿Le decimos "Señor Excluido, ¿quiere usted deponer su actitud y ser parte del Proyecto Nacional y Popular?" Eso es el Batallón Aberrante de la mala ortografía y la moral distraída. Posta, lo que se necesita son policías locales, descentralización de la Justicia, la extensión del programa "Casas por cárceles" aplicado en la Provincia de Buenos Aires y la vigilancia y prevención en las calles por parte de las Fuerzas de Seguridad Federales más el apoyo de los intendentes y de toda la comunidad. No hay otra.

  Los azules y los verdes, los uniformados todos, son un mal necesario pero necesario al fin. Es verdad que hay corrupción y excesos pero es preferible que se peque por un desborde de buena voluntad y no por inacción. Yo quiero una Argentina activa como nunca, una Argentina que haga, no una patria zurda, vaga y de brazos cruzados ante el delito, el narcotráfico y la muerte. Por supuesto: hay que alcanzar el pleno empleo, erradicar las villas, invertir todavía más en educación y reforzar los programas sociales ya existentes como Asignación Universal por Hijo, Progresar, Procrear y muchos otros. No lo dudo. Pero los frutos van a tardar años en verse. Desde el golpe de 1955, y muy especialmente desde 1976, la Argentina vivió un saqueo económico que duró hasta 2003 pero volvió de la mano de Mau. La administración K creó 9 universidades nacionales e invertía el 6% del PBI en educación. Pero eso no se ve reflejado en una disminución del crimen. Algo hay que hacer en el mientras tanto. Se debe seguir ayudando a las clases humildes pero no se debe desvirtuar el orden público en pos de una falsa condescendencia, de una tolerancia que en verdad es inoperancia. El que delinque no puede circular libremente por la calle porque volverá una y otra vez a las andanzas. Sí, la cárcel te hace peor. Pero peor es que en todos esos años el tipo siga y siga como un tiburón hambriento del asfalto. Desde ya, considero que se debe reformar el sistema penitenciario. Escuela, trabajo, asistencia psicológica y espiritual, apoyo familiar, tareas de integración comunitaria, trabajo social. Todo suma para la reinserción. No soy un negado. Este blog tiene muchos textos opuestos a la pena de muerte, la tortura y el maltrato. Amo al ser humano. Pero el ser humano no es solamente el reo sino la familia que está tranquila en su casa y que de golpe pierde la calma por la irrupción nocturna de bandidos desalmados que, no conformes con el botín monetario, se llevan vidas y lágrimas.

  Se desgastó el progresismo dentro del FPV. Es una victoria del pueblo. Festejo que ahora se hable de seguridad. Scioli aprovechó la coyuntura del desgasté ideológico y moral del sector zurdo del gobierno anterior e impuso la voluntad popular. Berni se animó a pelear con Garré. Granados asoma como futura figura de lo venidero. Todo está cambiando. Hay una voluntad de cambiar, pero no cualquier cambio. Se necesita luchar contra el narcotráfico, las redes de trata, el crimen organizado y el delito en general. Pero Macri no es el indicado para cumplir esta tarea. ¿Qué de bueno puede hacer un vago y cobarde que nunca fue a un allanamiento? Daniel Scioli va a incorporar cien mil efectivos a las Fuerzas Federales, con todo lo que eso significa. Cien mil hombres altamente entrenados para combatir por la paz social. Mauricio nunca pudo hacer nada con su inepta Metropolitana. ¿Eso es "Cambiemos"? Por otro lado, la incorporación de cien mil uniformados también representa cien mil nuevos puestos de trabajo más todo el empleo indirecto que genera semejante movilización. El Sciolismo es la mejor opción para todos los ciudadanos que quieren vivir tranquilos.

  Hasta acá me dediqué a hablar de inseguridad, un punto débil del Gobierno. Pero hay más cosas todavía, muchas más. Por ejemplo, trabajo. ¿Qué de bueno puede ofrecer el PRO con su mentalidad empresarial? ¿Ajuste, represión, desempleo, devaluación? Macri es empresario de raza. Él ve un costo hasta en el papel higiénico del baño de personal. Es de los que quieren tener a los empleados siempre monitoreados. Lo estamos padeciendo día a día. ¿No sería bueno que el Pueblo se organice y ponga de patitas en la calle al candidato de Clarín? ¿Dónde está la lluvia de dólares y las inversiones? No solamente vivimos una ola de secuestros sino que la parte económica, caballito de batalla de Mauri, va mal, muy mal, cada vez peor. La inflación no afloja y el descontento social se multiplica hora tras hora en el Conurbano profundo.

  Los comedores escolares no dan abasto. ¿Esa es la "Revolución de la Alegría"? Están tapando el quilombo social con la renuncia de Messi a la Selección y el cholulismo de los medios de incomunicación, medios hegemónicos que responden al poder real y no a las necesidades de la población. Nos siguen pegando abajo. Con la corrupción K, que es mucha, tapan los papeles de Panamá y todas las maniobras macristas de evasión fiscal, blanqueo, despidos y subejecución presupuestaria. ¿Quién dice algo sobre Calcaterra? 

  Daniel Scioli es el único político honesto de la Argentina, el único que no tiene ninguna causa. Su gabinete también está limpio. La única alternativa que tenemos es él. No hay nadie más. Solo el Peronismo unido salvará a la Patria. No hay más opción. Nuestro país se enfrenta a una crisis que puede ser terminal. Si en el 2017 no se vota bien, podemos perder las laureles que supimos conseguir, podemos morir coronados de espinas y dolor o, con voluntad y coraje, podemos volver al camino del desarrollo y la justicia social...

miércoles, 29 de junio de 2016

Sueños locos LXVIII (Imágenes nunca vistas)




  ¿Vieron que desde la Costanera de Vicente López, si miran con atención, se ve la cancha de River? ¿Se dieron cuenta de eso? ¿Fueron? Si no lo hicieron, háganlo. Es una de esas cosas que tienen que hacer antes de morir. Cuando confeccionen su lista, deben acordarse de mí y de este consejo bien porteño. Porque es increíble observar el Monumental desde un lugar que podría presumirse alejado. No solamente se ve la casa del más grande de la Argentina sino que uno puede captar otras bellezas de Buenos Aires.

  Ahora, imaginen algo que no existe: pararse en un punto intermedio entre Buenos Aires y Rosario y observar allí, a medio camino, las dos ciudades al mismo tiempo. Vean el Monumento a la Bandera y las torres de Puerto Madero en un solo movimiento, con girar la cabeza de derecha a izquierda, de sur a norte. Contemplen la locura de Baires y la arboleda del Interior. Vean todo lo que yo vi. Me fui al costado de la ruta, cerca del agua, y tuve ambos mundos al alcance. Imposible esto en la realidad realidad porque el Paraná desemboca en el Río de la Plata pero no es lo mismo. Olvídense de mirar tan importantes rincones de la Patria desde una posición privilegiada nunca mentada por hombre alguno. A menos que haya algún iluminado que construya un restaurante giratorio en la cima de un rascacielos que generoso abra el juego a la imaginación, al placer y al delirio (y Dios me perdone si esto es babélico, alocado y malo).

  Vuelvo a Buenos Aires, casi a la realidad realidad. Cerca del Cementerio de la Chacarita, mi padre arriba de un auto. Quejumbroso, como es su maldita costumbre. Yo, cansado luego de un largo viaje por Panamericana: protestas, cortes, accidentes, robos y la mar en coche y un mar de coches furiosos y no muy rápidos. Me acerqué a la ventanilla del vehículo y le estreché la mano a mi papá. Cara de tedio. Otra vez en el país de los vivos. Me dice que la policía lo persigue pero que ya va a resolver todo. No hizo nada, es inocente. El problema es que unos mafiosos colombianos andan disparando sus motos de alta cilindrada. El mundo cruje de angustia.

  Alzo los ojos al cielo, muevo mi cuerpo, me alejó de mi padre en buenos términos, gano la ruta de vuelta y encuentro otra vez la vista panorámica, siempre al filo de mi mente. En el horizonte, aviones a lo lejos como lapices que trazan una raya en blanco, arriba. Más abajo de la línea de fondo, barcos, barcazas, barquitos. A mi lado, coches, mares de coches que vienen y van. Autopista, puertos y aeropuertos. Un mundo conectado, un mundo enorme que puede ser abarcado con solo dar un giro de 360 grados. Todo vuelve, todo me envuelve. Soy el hijo predilecto de la creación. La Capilla Sixtina de este siglo no es Dios que toca a Adán para darle vida sino que es Alan obnubilado con la magia de la Ciudad, Alan que acaricia la inmensidad de todo el orbe en una sola urbe.

   Dos ciudades. En una de ellas, la mujer que salvó al mundo. En la otra, donde la gente se alimenta a base de gatos, y donde los monos mandan a fuerza de balas, la mujer que estuvo a punto de hacer explotar mis planetas...

martes, 28 de junio de 2016

Sueños locos LXVII (Incontinencia sexual y locura)



  Camisa blanca reluciente y tez bronceada. Daniel Rivero es un tipo muy arreglado, muy fino. Ni un gramito de grasa. Hermoso hombre mediterráneo. "Desperdicio", dicen algunas mujeres de él. Parece que eligió otra cosa, o "cosota". Es el profe buena onda que todos aman, me incluyo. "Es lo más", "es un capo", "es un copado". Exigente pero no asesino serial. Te golpea duro pero no te mata, eso es lo importante. Uno tiene que aprender con sacrificio, ya lo hablamos. Lo importante es que ningún hijo de puta, o hija de puta, te lleve a la deserción, al desánimo de los bochazos y los finales perdidos en la nada de un sudor vano y un calor agobiante de marzo o diciembre. O, por qué no, mesas de examen en las cuales el frío ultrajante, con lengua de hielo, te hace cosquillas en el ano mientras le pedís a Dios que haga un milagro para vos. Del otro lado del mostrador, "usted debería plantear una hipótesis, no alcanza con venir con todo leído. Nosotras no somos comerciantes que están del otro lado del mostrador para darle buenas calificaciones a los alumnos. Lamento el dos en la libreta pero puede venir el año que viene, con las ideas más claras, con más materias cursadas, con otro panorama de la carrera. Piense que si se va a dedicar a la investigación o a la docencia, lo más probable en la mayoría de los casos, tiene que dar un poco más. Así no puede presentarse a rendir."

  Muy buena onda, muy afrancesado, pero Dani Rivero tuvo una de las suyas conmigo. Resulta que fui el único de su curso al que mandó a rehacer la monografía final. No viene a cuento si era materia o seminario. Sólo recuerdo su cara de fastidio, su mirada de frustración. Con él, nada más que con él, siempre fui un alumno participativo de verdad, para bronca de muchos que no entienden mi sentido del humor. Pero lo decepcioné al pobre buen mozo. Leí todo bien leído y redacté correctamente, sin errores de ningún tipo. ¿Y qué pasó, José? Bueno, Juan, tal parece que fue una eyaculación precoz académica: no hubo un desarrollo intenso y extenso sino que fue todo conclusión, conclusión y una leve hipótesis en el aire. "El poeta Mengano y el tedio ante la Modernidad". Buen título. Pero en cuatro carillas condensé todo el material. Llegué a las diez páginas con digresiones suaves, comparaciones exageradas, apreciaciones personales, datos biográficos vanos. El profe me dijo que la idea central es interesante pero que no sirve de nada si no me siento tranquilo y medito párrafo por párrafo el sentido de la obra poética. "Tenés que hacer de chicle tu hipótesis. Vos querés hacerla corta para mostrar concisión pero en el medio aparece un pantano teórico donde la comprensión se extravía un poco. Te voy a dar otra oportunidad porque vas bien encaminado pero tratá, de ahora en adelante, de ser más formal. Ah, y no te olvides de incluir la bibliografía al final o te bajo puntos. Te doy una semana para que enmiendes tus pecados, hermano". Me quedé más que satisfecho. Pero hubo, luego de mi sonrisa de agradecimiento, un reto muy fulero que me dejó con la moral malherida. 

- ¿Qué te pasa, Alan? ¿Por qué vomitás todo así de golpe, sin introducir un breve estado del aérea o una cierta gradualidad? Vos tenés capacidad. Pero no parece que hubieras cursado conmigo en años anteriores. Un poco más te pido, por favor. Por vos te lo digo. Porque vas a querer entrar al CONICET o participar de un congreso, o lo que sea, y te van a rechazar por no cumplir con los requisitos formales. 

- Sí, profe. Tiene razón. Soy así yo, ¿vio? -

- ¿Así de eléctrico? -

- Sí, pasa que hace casi cuatro años que no hago el amor con nadie y por eso estoy muy cargado, lleno de energías. No me pongo a pensar en estados del aérea y esas cuestiones. Pero agradezco la chance que me da. No va a volver a suceder. -

  Se río luego de semejante confesión a solas, al terminar la clase, claro está, y me dijo que estaba aprobado, que no rehaga el trabajo de nuevo, que necesito descansar, Pero me advirtió que la próxima vez me iba a reprobar y me dijo que no alcanza con ir a la facultad con todo leído, que él no es un comerciante que está del otro lado del mostrador para darle buenas notas a los alumnos, que si me voy a dedicar a la docencia, o la investigación, debo ser más serio; que así no puede ser, que debo ser más ordenado, que una carrera requiere estructura y método y que me vaya antes de que se arrepienta del perdón otorgado. Le recordé que 2016 es, para el Papa Francisco y toda la Iglesia, el Año de la Misericordia. Como buen católico que es, asintió y me pidió que no lo lleve a cometer el pecado de la ira, de deshacer su buena obra del día por causa de mi cinismo. Nos despedimos con un beso en la mejilla y una sonrisa compartida.  

domingo, 26 de junio de 2016

Sueños locos LXVI (Mafia a full)



  


  
Las situaciones y los personajes de este texto son ficción. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia. Se recomienda discreción a los lectores. Este escrito no es apto para menores de dieciocho años. Contiene escenas de violencia y lenguaje adulto. 

  Lugano, capital mundial de la locura. Y en el cuarto, en el estrecho cuarto del departamento ubicado en los monoblocks, mi hermano mayor y yo, apretados, enredados en miradas de duelo y reto. Lo oía con atención, cómodo, tendido en la cama. Él, en cuclillas, me mostró un juego de palabras: metió varias letras en forma de dados en una caja, sacudió bien fuerte, dejó caer en el piso el producto del azar, y se formó un mensaje que podría interpretarse así: "Discreción". Desde ya, alguna letrita faltó. Tampoco hubo tilde. Pero no se puede renegar de lo que dicen estas pequeñas magias adivinatorias. 

  Cinco minutos más tarde, mi hermano mayor ya en la calle, llega mi mejor amigo a visitarme. Hablo, claro, de amigos varones. La Virgen Atea no es novia pero tampoco es la clásica amiga tonta estilo "friendzone", es más bien un chico castrado, es un híbrido. Pero no viene a cuento la digresión. La cuestión es que un vago de Lugano al fondo, de Chilavert, me vino a ver. El "Gordo" no podía pasar en medio de esa estrechez de escritorio, camas marineras, silla, ropero y demás. Así que se quedó cerca del umbral, sentado al ladito de mis pies. Esta vez, el juego fue con dados, el tradicional. Salieron dos puntitos. No supe el significado. Él, amante de la cultura tumbera, compinche de todos los chorros del barrio, me dio una interpretación interesante del asunto, pura fascinación, embrujo, miedo y adrenalina para el porvenir...

- Mirá, esos dos puntitos significan que te las vas a tener que ver con la mafia. -

- ¿En serio? - No lo podía creer. Sentí algo de temor.


- Sí, amigo. Mafia a full.- El "Gordo" estaba pálido. 


- Yo pensé que los cinco puntos eran el asunto. -


- No, dos puntitos significa "mano a mano", a combatir. Van a pintar los guantes o las balas. Tenés que estar preparado. O podés activar y luego ir unos días a mi casa y después ver si te refugiás un tiempo en lo de tu amiga y luego, si el novio se siente zarpado, guampudo, te las tomás para Temperley con ese pibe amigote tuyo, ahí no te enganchan más estos giles del Uno y Dos.-


- Mirá, Gordo, el novio de ella es mi amigo. Pasa que vos flasheás telenovela de Suar y no es así. La piba está con él hace diez años, "la década ganada". No inventes cosas que no son. Nosotros, los de Letras, somos más evolucionados. No vemos garche en cualquier amistad. No te digo que la guacha no me parezca linda, claro que lo es. Pero el pibito es mi amigo y si tengo que poner el pecho por él, lo voy a hacer, es como un hermano para mí.-


- Bueno, vos entendés lo que te quiero decir, no te hagas el superado que sos de los míos. Si querés hacer el trío trencito de la alegría o hacer la fiestita swinger, problema tuyo, hermano. El tiro es que me encantaría tenerte siempre en mi casa, que estés con mi nene, que lo lleves al colegio y que comamos asado todos los días. Pero vos viste que la calle está dura: no hay laburo y mis viejos me la agitan y yo no puedo hacer nada. A duras penas que bancan a la gorda y bueno, al guachín, pobrecito.-


- Quédate tranca. Voy a salir de ésta. Si tengo que aplicar mafia, si veo que no me queda otra, activo y luego toco para lo de la pibita. Me van a entender. Es un tiempo nomás, hasta que el barrio se calme y Gendarmería ponga orden o vos me digas, gracias a la data que te pasan tus contactos, que se calmó la bola. Yo me paro de manos, vos sabés. Pero no me voy a quedar en silla de ruedas o en un jonca por uno de estos paqueros enfierrados del orto. -


- Cuídate. Yo te quiero mucho a vos. Sos como un segundo papá para mi hijo. Él te ama a vos. Tenés que estar bien. Pero ese barrio es una mierda. No te digo que sea Soldati pero la gorra anda cuando quiere por ahí. Los monoblocks son un mundo. No te puedo mentir: acá por Chilavert no es Puerto Madero pero bueno. Sí, está la Inta del otro lado de la autopista pero qué sé yo. Vos venís siempre para esta zona y nunca te pasó nada. Yo fui el otro día por ahí y se armó alto bondi entre unos guachos, ahí cerca de Coto. Quedaron un par todo chocolateados mal. -


- Lugano es Lugano. Eso de hacer divisiones en un barrio es cosa de chetos, de los hijos de puta de las inmobiliarias que inventan "Palermo Trolo" para alquilarle monoambientes a los cogotudos, a los nenes de papá. Acá hay villas por todos lados. Por ahí acá tenés más negocios, es un toque más lindo. Pero no mucho más. Encima, estás pegado a la General Paz. Te roban en Chilavert y nos vemos en Disney, amigo. Se refugian en Celina y listo el pollo.


  Les comenté que en estos días tuve boxeo en el lugar menos pensado. Y también narré mi sueño con "Puca". Este personaje ha vuelto a las andanzas y he tenido que padecer sendos timbrazos. Premio consuelo: el asalto al portero eléctrico fue para todos. Sin embargo, la queja por el cargador perdido del celular se concentró en mí debido a que un energúmeno basero del edificio se bajó del ascensor en mi piso y luego subió por escaleras hasta su guarida. Claro, en planta baja, el tablero que está encima de la botonera indicaba que el asaltante misterioso descendió justo justito donde mora este servidor. El idiota se distrajo un segundo, perdió el objeto de su obsesión y se ensañó con cuatro departamentos en especial, entre ellos el mío, obvio. Cuestión que la administración decidió que no se abra más la puerta desde arriba a los visitantes. Hay que bajar y ver quién entra. Porque con eso de que la entrada sea free, se arma el bardo: viene este comediante del Tercer Mundo a fumar, a protegerse del frío y a molestar y uno no sabe qué pensar. Si leyeron el texto que le dediqué a esa bosta de ser humano, se darán cuenta de que no es fácil enfrentar a un asesino cuyo padre también lo es. Valor no me falta pero temo las represalias. Si me arrojo contra él, tengo que asegurarme de irme ni bien lo deje maltrecho, lleno de golpes y dolor. Si una vez dada la merecida paliza no tomo la precaución de pedir asilo político en casa ajena, corro riesgo de muerte, literalmente.

  No sé si el sueño será premonitorio o no. Pero hay algo que es de todos los días: los duelos de mirada con las mafias locales. Sin ir muy lejos, me fui a ver el nefasto partido de Argentina con Chile, final de la Copa América Centenario, no pienso hablar del tema, a una estación de servicio de la Avenida Roca. Mientras caminaba hacía allá, cerca de la General Paz, tuve un episodio con un individuo muy extraño. Antes de cruzar la calle, miro al costado a ver si viene algún auto. Solamente vi a un peatón envenenado venir hacia mí por la vereda, se dirigía a mi esquina prudencial. Nuestras miradas de bronca se cruzaron. Él, posible delincuente. Yo, justiciero fatal. Él dobló y marchó en la dirección contraria, es decir, mano Pompeya. Sin embargo, me di vuelta y vi que me observaba. Caminaba torcido, con el pie derecho doblado. Era lento, defectuoso. Pero tenía la soberbia para voltearse en forma desafiante. Yo me paré y esperé la embestida de la bestia. Miré y miré. Intuí un posible combate, el clásico "¿qué mirás?" que antecede a la mayoría de los enfrentamientos casuales en los barrios. No sé si saben, burgueses que están del otro lado, chetos de la Capital Federal "bien" y de lugares como San Isidro o Vicente López, me leen mucho en esos pagos, que hay un código no escrito, una ley guardada en la oralidad, por la cual no podés establecer contacto visual directo con nadie que no conozcas de manera positiva. Tampoco hay que agachar la cabeza o ir mirando el piso, eso es una sentencia firme de robo y apaleo. Sí hay que ir con la vista al frente, cabecita en alto, hombros levantados y brazos que acompañen el movimiento. Un andar altivo es preferible a un andar temeroso. Es probable que, si adoptás una postura viril, tus potenciales victimarios busquen en vos el desafío a su hombría. Sin embargo, las estadísticas nunca publicadas por nadie, los números de la sabiduría popular, enseñan que hay que transitar la lleca a paso firme. No es bueno ser una tortuga porque es señal de debilidad, tal el caso de las viejas y los bobos. Tampoco hay que ir muy de prisa porque eso hacen las mujeres por más que tengan a un hombre adelante y no detrás. La mayoría de ellas son tan bobas que, en vez de aminorar la velocidad para obligar al otro a adelantarse, so pena de denunciarse como posible ladrón y permitir una huida a la corrida, pasan al sujeto por el costado y, como una ironía de la vida, entregan la espalda al presunto maleante. "La ocasión hace al ladrón". No se puede dar ventajas afuera.

  Esperemos, Dios mediante, que esto haya sido sólo uno de mis tantos Sueños locos. El barrio es picante, a veces se pone a todo ritmo. Pero bueno, es lo que hay. No queda otra más que entrenar, ponerse fuerte y prepararse para lo peor. Digo esto no solamente por vivir en Lugano sino también porque la Argentina está jodida, el mundo. Hay mucho quilombo en todos lados y nada, andan todos alterados. A mí no me la van a venir a boquear, de palabra no voy a perder. Si pelan un fierro, bueno, prefiero morir de pie y no vivir de rodillas. Por ahí tengo suerte, es réplica, y el otro termina cobrando más que Cristina, Macri, Calcaterra, Lázaro Báez y López juntos...

 Enlaces de interés:

http://surferpunks.blogspot.com.ar/2016/06/suenos-locos-lxv-el-ladron-del-barrio.html

http://surferpunks.blogspot.com.ar/2016/06/hacer-el-odio.html

Es mejor (abril del 2007)



Es mejor tener con quien compartir la miseria 
y no tener una fortuna para malgastar en soledad.

Es mejor un amor verdadero
y no mil amores falsos.

Es mejor aprender a ganar perdiendo
que conocer repentinamente el significado de la derrota.

Es mejor llegar al cielo habiendo partido de abajo
que descender al abismo como ángel caído.

Es mejor ahogarse en un llanto sincero
que ensordecer en una carcajada fingida.

Es mejor el pan ganado con sudor
que el banquete tomado de mesas ajenas.

Es mejor morir despierto
que vivir dormido.

sábado, 25 de junio de 2016

Buenos Aires 2099



                                                           
 Cuerpos enredados. Calor que no deja pensar. Masa sudorosa. Máquinas sexuales con forma humana. Hereje aquel que no participe de las orgías de todos. ¿Como hilvanar una frase larga si el bochorno veraniego tiene abombado al narrador? La mugre sigue cayendo de esas pieles inmundas revolcadas en sus "sí mismas". Enemigos de la luz se entregan de lleno al hambre del cuarto oscuro y al fuego fatal de los genitales incendiados.

 Una rubia excusa de ojos verdes y labios sangrientos introduce en su boca una gran palabra de amor. Una y otra vez, resuelve con su cabeza esa explosión sanguínea retardada por un mágico control de las posibilidades. El hombre se evapora en esa conversación corporal satisfecha de ardores y desesperaciones varias. Los jóvenes queman etapas como un coche quema nafta; el auto va a su destino y el hombrecito o la mujercita van al placer.

   La muñeca se mueve como ninguna otra. No parece humana esa voracidad. La tez de ella quema como el verano en la ciudad. Parece como si ese calor fuera programado como una estufa. Arde y hace arder. De su lengua emerge un vapor invisible que alienta al hombre en su insensatez. Parece que en su cuello se escondiera una droguería con recetas magistrales para la potencia amatoria. Nunca duerme el varón que despertó a la primavera en esos pechos de plástico.

  Del otro lado de la pared, hay otros dos amantes que se dan vida sin parar. En este caso, la máquina es el macho. No descansa nunca. Trabaja todo el tiempo en el goce de su amiga. Parece un muñeco de torta por la sonrisa perfecta y los ojos claros como agua de mar. Tan bello el David de carne y hueso que la piel trigueña hace resaltar lo excelso de la mirada marina. Belleza viril que moldea el cuerpo de la afortunada que se ahoga en baba y gritos secos. Ningún vecino se queja de ruidos molestos: todos están en lo mismo. Hasta hay quienes poseen amantes bestiales de su mismo sexo. Todos gozan la perfección de un mundo feliz.

  Estamos en la Buenos Aires del 2100. Los varones son consoladores humanos. Las mujeres son hembras feroces, hienas del sexo. Nadie está solo. El Marques de Sade ordenó que todos deben saciar sus apetitos sin importar la voluntad del otro. Para evitar problemas, el sádico más recordado de todos prescribió que hombres y mujeres deben ejercer la profesión más antigua del mundo de manera voluntaria. Todos trabajan para todos. La comida crece en las huertas ubicadas en las terrazas de los edificios. La vida es una fiesta.

 Fútbol, sexo, drogas, dietas, gimnasio, modas y autos hacen la experiencia humana de este siglo XXII. Un ángel me dijo que no dijera nada pero tengo que contar todo antes de que Dios me pida cuentas. Parece que no pero falta poco para que acontezca todo lo que aquí se cuenta. Por favor, primero leá y luego hable o calle según su apetencia...

  Nadie trabaja. El proyecto Venus prevé el sustento de todos y todas. Las mujeres reciben topetazos entre las piernas y suero intravenoso en el brazo para evitar la muerte por deshidratación. Así todo el día las damitas y las damajuanas cantan el bello sueño del amor en el mismo momento en que los varoncitos deliran en entrepiernas de fuego. Todos gozan. Para el amor no hay edad. La vida es una sola y hay que vivirla a pleno ya que después no se sabe que hay. Lo importante es vivir hoy sin pensar en el mañana. Puede ser que Dios no exista pero no vale la pena preocuparse por ello. No hay pruebas de la existencia divina pero esos pechos enormes son tan irrefutables como los miembros de esa sociedad de juegos en la piscina...

 Caballito se llama ahora Caballito y Yegüita. Los jardines cuelgan de los techos. Lo que no cuelga se fuma y lo que se fuma te cuelga. La atmósfera seminal no se detiene nunca. La transpiración ahoga e iguala a todos. Los viejos aportan su sucia experiencia y los pequeños ponen sus ganas de aprender. No falta nadie. Los curas, viejos fachos por antonomasia, se esconden en sus iglesias si es que no aceptan predicar la fe del amor. Las monjas son objeto de fantasía. Se guardan en sus claustros antes de que se las manden a guardar. El que no coge se deja y el que se deja coge el doble. La matraca suena todo el tiempo.
                     
  Hay mujeres y hombres para todos. Nadie está solo. No existen los fracasados. Siempre hay hierba para perfumar la casa y talco para el lavado de cerebro (hay que limpiar las malas ideas). No falta nada. En la heladera, hay leche de soja y empanadas de morrones. La Ciudad no teme más a ningún sindicalista con cara de gorila. No hay desabastecimiento. El campo es cosa del pasado. Está ahí como si no estuviera. Todo departamento se abastece a sí mismo. Hay un debate público acerca de lo moral o inmoral sobre comer cucarachas. Hay quienes las crían para comer y quienes ven con  malos ojos esta practica que lleva casi ochenta años en  Buenos Aires. Todavía hay quienes comen vacas pero son mirados con algo de recelo. Tal vez a los viejos se les acepta más pero no queda bien que un  joven se coma a una pobre vaquita.
                      
 La poca ropa que se usa es transparente: bolsas de plástico para envolver las bolas y evitar que estas se raspen en las aerosillas que recorren Buenos Aires. Las mujeres también tienen un plastiquito protector. Los huevos y la pochola valen más que el alma para estos desalmados que son cultores de lo que ellos llaman "naturismo". Eso sí, se ven muchos sombreros con forma de pelela sobre esas cabezas teñidas de rubio, pelirrojo, marrón, negro, blanco, naranja, verde, azul, violeta, amarillo, rosa, celeste, turquesa, fucsia, lila y gris (hay colores nuevos que nadie puede nombrar ni imaginar o concebir si quiera). Además de sombreros, hay zapatos de todas las formas posibles. No está bien visto que la gente camine descalza en ninguna parte: los hongos siempre amenazan. La ropa invisible, las pelelas y los zapatitos forman el atuendo de estos singulares personajes tapados por aros y tatuajes de todo tipo.
                        
   Ya hablamos de Caballito y Yegüita (primer barrio feminista de la Ciudad). Otro barrio que cambio su nombre es Villa Soldati. Ahora se llama Villa Sol. Belgrano es Vegano y Flores es Flores Verdes. Mataderos se llama Fumaderos y La Paternal es ahora La Matriarcal. Saavedra se llama Moreno pues a la Legislatura se le ocurrió honrar al prócer de la Primera Junta en detrimento del cornudo conservador. Ah, ya no hay barrios con nombres de Santos: San Telmo es Telmo a secas y San Nicolás es Frida Kahlo. Recoleta es un nombre antiguo; es Regordeta (en honor a las pobres gordas discriminadas por la sociedad fascista de antaño). Liniers fue bautizado como Barrio Popular Latinoamericano Che Guevara. Quizás uno de los pocos cambios de mi agrado fue del de Villa Mitre por Villa Rosas. ¡Al fin una buena! Bastante con que Villa Santa Rita sea Villa Atorrantita y Parque Patricios sea Paco Patricios.

  Los partidos del Conurbano también cambiaron de nombre. La Matanza pasó a llamarse Kirchner una vez muerta Cristina y San Isidro fue rebautizado como Isidro Casanova (un grupo de posdesconstraturacionistas tardíos pensó que las cosas están en su nombre y que todo es una construcción cultural y bla, bla, bla. Quizás una que causa gracia sea la de Florencio Varela que se rebautizó como Florencia Varela por un travesti que fue atropellado por un auto en el camino General Vegano (hubo un General del extinto Ejército Argentino que puso bombas en diez frigoríficos de Buenos Aires y alrededores). Verdad como mentira es que todo cambió para seguir igual. Con el tráfico de palabras se consigue cambiar la realidad. Las villas son barrios populares y los complejos habitacionales son ciudades dormitorios. En definitiva, ya no hay ricos ni pobres porque una vez que la droga se legalizó y se distribuyo gratuitamente, el dinero perdió su razón de ser.

  Entonces decíamos que Julieta Brosky le da fuego a Pinocho para que se fume los polvos más ricos de su vida. Decíamos también que David Fernández es un toro salvaje y un David de carne y hueso (vaya uno a saber qué Miguel Ángel lo hizo tan bello). Increíblemente, hasta los más feos tienen pareja. Como si un dios aparte les hubiera construido compañeros a imagen y semejanza. Como si fuera poco, la Argentina se llenó de negros africanos que mantienen relaciones sexuales y juegan al fútbol a cambio de un plato de comida. También hay negras dominicanas que fueron liberadas de las ya suprimidas redes de trata aunque por imperio de la costumbre, esas mujeres se buscaron maridos para no estar solas. Todos tenían una mujer, un perro o un cigarrillo para satisfacer sus necesidades inventadas. Hasta habían mujeres con ocho hombres y hombres con siete hombres y diez hombres con una sola mujer y una sola mujer con dos mujeres y dos mujeres con tres tipos y un tipo con un tipo, una tipa y una gran tripa y así con todas las combinaciones inimaginables. Combos sexuales que llegaron para quedarse.

viernes, 24 de junio de 2016

Mujer triunfadora y hombre fracasado




  Yo soy escribidor de historias (escritores eran los de antes). Yo escribo. No es un error: soy escribidor. Por eso la gente me cuenta cosas que yo a su vez se las cuento a ustedes. En Semiología del CBC, hace un par de añitos, me dijeron que hablar de "la gente" no está bien ya que no se define nada con ese término. Lo mismo con "cosas". Creo haber dicho antes que eso no me importa. Dejo constancia de que sé todas estas COSAS, cosa de que no digan que no sé. Y sé que a la gente le gusta lo que digo y que por eso me cuentan sus casos.

 Hoy les ofrecemos "Mujer triunfadora y hombre fracasado"Bien yanqui eso de "hoy les ofrecemos". Me salió del alma. Años de lavado de cerebro. Por eso tengo la mente tan limpia. Tantos productos químicos me decoloraron la materia gris. Tan tarado quedé que casi me olvido el tema: la idea de la presente entrada me fue aportada por Rigoberto Borofredo. Este vago se hizo amigo mío porque le salvé la vida. Un vecino estaba llegando a la casa y se lo encuentra a este morocho cogiéndose a su mujer. No hace falta decir que le entró a dar paliza a morir.Yo lo contuve al cornudo. Parecía un toro enfurecido con ganas de dar cornadas a mansalva.

 La realidad es que Rigoberto Borofredo es mi recopilador oficial de historias. Él va por la vida trayéndome la pasta que necesito para vivir (antes vendía otro tipo de pasta pero lo agarró la Brigada y se tuvo que dejar de joder). Hoy deseo compartir algunos hechos de reciente data. Tienen que ver con una mujer de los medios, la política y el mundillo intelectual y con un hombre sabio pero fracasado. Espero que sepan apreciar el material que me trajo Borofredo. Sé que el nombre suena ridículo y que este hombre es patético pero lo que viene a continuación vale la pena. Les pido por favor que se queden y que lean.

  Amadeo es doctor y licenciado en muchos campos del saber pero sus opiniones lo dejaron afuera. Es así que se gana la vida como barrendero. La academia le cerró las puertas como docente. Nadie lo acepta. Dice que no quieren escucharlo. Es un fascista con todas las letras. La novia de sus años de estudio, en cambio, es Jefa de Cátedra y tiene un montón de curros por ahí. Todas las mañanas, cuando ella llega a una de las tantas facultades en las que ejerce la docencia y la investigación, él la mira con un dejo de nostalgia y luego sigue juntando las hojas contra el cordón. Ella, con soberbia, siempre ríe y entra al edificio discreto pero bien puesto, en algún lugar de alguna ciudad de la Argentina. Siempre la misma escena entre ellos. El investigador frustrado se contenta con la libertad del sol que cae en sus brazos tatuados. De cuando en cuando, se lamenta por lo que pudo haber sido. Pero también se jacta de haber rechazado entrar en la rosca por el poder, en la vil práctica de agacharse debajo de la mesa y chupar calzones de los fuertes (muchas, como su ex, llegaron chupando otras cosas pero decir este tipo de verdades, verdades contrarias a la religión del "género", la valieron muchos problemas al héroe del barro y el barrio). 

  Una vuelta, hará cosa de cinco años, el Decano le tomó el rosario que llevaba en el cuello y le dijo que podía meterse a Dios por el culo. Obvio, el futuro barrendero no soportó semejante humillación y le abrió el mentón de una trompada al blasfemo. Hay mucho para decir. Pero lo más importante es que, mal que mal, Amadeo, además de los veinte mil pesos por mes, siempre en 2016, claro, tiene cierto predicamento en sectores que están hartos de los que dicen que tirarse un pedo es "violencia de género". Hubo un profesor que una vez se le escapó una ventosidad delante de unas alumnas que lo acusaron de machista y misógino. La fiscal dijo que hubo un ataque con gases pero la defensa explicó que el acusado padece problemas intestinales. No hubo caso. Se abrió un sumario interno y el tipo fue cesanteado seis meses por más que haya sido absuelto de la causa penal por falta de mérito. Así como esa, mil historias. Es todo un ida y vuelta, un subibaja. Tal vez en un tiempito, "Ama" consiga que se le haga justicia. Justicia para él y para todos los grandes artistas e intelectuales que están fuera de juego por no pertenecer a las burocracias del saber, la oligarquía de mentes mediocres que se inventan una jerga boba para hacerse ver.

La mujer que (se) perdió el mundo




 Una mujer joven en el fondo de su vida no puede recibir burlas que toquen lo profundo de su moral. Sin embargo, un ser sensible cualquiera padece la inescrupulosa enfermedad de la agresión en vano. "¿De qué te sirve tener papel si no le vas a escribir a nadie? ¿Para qué el papel si nadie te escribirá?". Esas basuras salen del vertedero de un enfermo. Tal vez él sepa que la especulación lo rodea de "amigos" mientras que la pobreza te enriquece en cantidad de adversarios. ¿Qué sería del déspota sin todo su dinero? ¡Pobre dios de vidriera! Si tus rameras hablasen, dirían que lo tuyo no es...

 En ese agujero se pierde la aristocracia de por sí corrompida de una persona cualquiera. La civilización va descendiendo era tras era al tiempo que un Reina Victoria o una Isabel nacen en el lugar equivocado.

  Qué triste que alguien no pueda ir a la universidad porque su madre es una egoísta. Ahora menos que menos ella puede estudiar teniendo a la progenitora dormida en pastillas y psiquiatras. ¡Ay, cómo duele pensar que sería mucho más de no ser por quien tira a menos!

 Lenguaje impersonal, realidad universal. Algunos son fanáticos de la comodidad. Esos son los cobardes. Ahora viene la otra parte que es más personal y no tan fulera fulana como la  del párrafo anterior: en la guerra, una muerte es un detalle; en una vida de mierda, un mal de amores también es un detalle. Un paseo frustrado para alguien que necesita salir sí o sí de su encierro emocional.
El mundo de hoy nos juega una mala pasada a todos. Nos peleamos por cosas vanas cuando deberíamos estar viviendo más allá del más allá, de falsos dioses y de las ideologías simplonas. Todo porque el dinero nos lo impide... 

  En los párrafos anteriores, deslicé el pincel para retratar la realidad de miles. Ahora viene la totalidad de una amiga: primero quiero decir que ella aborrece su vida. Tal vez sea mediocre lo que dice pero es la verdad: ella no acepta su realidad y jamás la aceptará. Es una negadora y niega y reniega de su existencia. Nada más que eso por el momento...

  Si yo fuera Rey, dormiría en burbujas humanas y en cámaras de rosas llenas de perfume engañoso; si yo fuera Rey, sería tu esposo y no te avergonzarías de mí. Pero como soy un pobre pobre, soy lo peor de todo.

  Hay algo que impide y son las circunstancias. Todo el día esmerándose por todo, por todos y por ella para que vengan las vueltas de la vida a embarrar el camino. Una pena. No sabe qué sentido tiene esto si los peores reinan sin sombras (ellos son las sombras de los que deberían mandar).

  Todo es oscuridad. De ahí la muerte que hay en mis palabras sin sol. ¡Lola! Lo lamento por quienes la aprecian sinceramente pero padecer lo negro es un suplicio sin final. Imaginen lo horrendo que es una lucha sin vencedores ni medallas ni honores. Así es la vida: una pelea sin sentido.

  All her life is a lie...

  Sin necesidad querría estar pero es una necesidad en sí misma: confiesa que parece fuerte pero es por carecer de reposo. Lo que más quisiera en este mundo es una almohada para apoyar la cabeza; alguien a quien hablarle sobre todas las cosas para luego callar y comunicar en el silencio primero y final de la vida. ¡Tener a alguien es más que tenerlo todo!

  Mucho se habla de derechos en estos días de obligaciones perpetuas pero nunca le importó lo que la chusma comenta. Ella sabe que tiene un negro arrastrando cadenas pesadas y ese es su corazón. Todo un pasado que no se puede soltar porque ya es parte de sí. ¡Qué triste es que la vida pasada te siga en todo momento prometiéndote que también hará lo mismo en el futuro! La piedra que te tiraron ayer, te la tirarán toda la eternidad.

  No abandona. Es el dolor de la vida carente de cosas dulces y divertidas. Nunca un momento de alegría. Ni siquiera de sosiego su existencia tiene un rato. Siempre luchando una guerra que tiene pérdida de antemano. ¡Qué triste es estar triste!

  Muchos critican la Edad Media pero hoy estamos peor porque nos mienten y compramos: nos hablan de movilidad social y eso yo no lo veo en la realidad de todos los días, ella tampoco lo ve. Ella nota que sus jefes son hijos de jefes. Y estos jefes suyos a su vez engendrarán jefecitos que mandarán los días de su prole por venir quién sabe cuándo. Mientras tanto, sus compañeras tienen hijos que heredan el mismo trabajo insalubre. El ciclo se repite una vez más y la ola parece que se rompe para separarse del mar pero vuelve otra vez a él y con más fuerza todavía. Todo es un engaño y una simulación de la Naturaleza que sólo busca extraviarnos nuevamente. ¿Una oportunidad? ¡Hay que pedirle el libro de quejas a Dios que es seguro que os contestará! Y a Seguro se lo llevaron preso...

  El mundo está lleno de alimentos, tierras y agua para saciar al ser humano. El problema es el dinero: el hombre construye bancos para mantener a buitres perezosos mientras que se aleja más y más de la tierra. Entonces, surgen las ciudades cosmopolitas de hoy y la persona se encierra en un reloj sin saber que la eternidad no puede fragmentarse.

  Con pan para el cuerpo y pan para el alma, ya se es feliz. Pero en lo mejor de la calma, vienen las complicaciones: las acciones que bajan y no se relajan, los paros, las crisis políticas y las intrigas de comité hijo de la burguesía que lo parió. ¡Si tan sólo el hombre y la mujer se dedicarán a trabajar en lo imprescindible que es su alimentación y su bienestar más básico! ¡Pero no porque hay que pagar los intereses al 50% de un departamentito con vista a la prisión! ¡Ignorancia o cobardía es no anunciar que hay miles de tierras que reclaman un dueño! ¿Por qué vivir en un cuartucho cuando se puede tener un campo de una hectárea a disposición de una?

  Es desesperante lo que siente la pobre, que no tiene palabras para expresarlo porque lo encuentra tan sencillo que no se afana en vocablos para que otros lo encuentren también. Así de sencillo que está en el aire pero no se ve por ser demasiado transparente.

  Las palabras no tienen hilo conductor porque la vida y la vida de su mundo están en plena revolución de odio y no razona. La noche de sus días recién comienza y todavía no está preparada para lo peor: ya vendrán las horas en que se encuentre anhelando el pasado que ahora está maldiciendo como realidad tuerta de sus días presentes. Y todo esto en alguna tierra lejana y desconocida o tal vez en un confín del universo perdido.

  Salvando las heridas sólo para saber que está con vida. Siento su cuerpo lleno de energías que pronto se materializarán en algo indestructible. La pasión es la razón de ser de esto que parece ser tan perfecto, mecánico e incorruptible... 

  La vida es un acto de rebeldía contra la misma muerte. De ahí lo confuso de mis párrafos que luchan contra el vacío de lo no escrito jamás, que quiere ser y no puede ser. ¿Y cómo puede querer ser si no es? El sí y el no que no cuentan porque es y "es" es la palabra que designa lo irrompible...

  Ya veo la hora en que ella tenga que huir de un país fundado por locos barbudos: los Estados Comunistas Islámicos de Oriente. Imaginen lejanos países del Asia central como kirguistán: burocracia comunista mezclada con fanatismo ciego propio de peones turcos usados en el juego de la muerte.

(Los buitres financieros alientan la embestida contra occidente al tiempo que esperan hacerse con el botín a ambos lados de la contienda: la guerra tiene un solo lado y es la muerte de cualquiera de los dos o de los dos al mismo tiempo).

  Ejercicio espiritual: imaginar un grandísimo edificio frente a una plaza más grande aún. En medio de la fachada de la mole de cemento, hay que colocar una estrella roja de cinco puntas y en el mástil del edificio, una bandera de Turquía. Piensen una escena así pero noche. Y una mujer con el rostro tapado pero no así su mirar marrón procedente de una incógnita sensual y mortal. Una tártara o una armenia dan  igual; un rostro de piel trigueña y expresión lunar y final.

  Sigue el ejercicio espiritual: masas gritando en la fría noche llena de hambre. Gente que quiere comerse la luna sin saber que el hombre jamás estuvo allí. Mucho frío en el ambiente que horas antes fuera cálido como el desierto de Sahara. Esta es la muerte que se representa como toda la moral proveniente de la hipertrofia cultural.

  Esto es lo que ella siente en este texto impar. Necesitaba explayar una conclusión semejante ya que la necesidad era enorme. Ahora no sé qué más decir. Por eso no digo nada porque a veces un silencio lo dice todo. Así pasa en los sueños de esa amiga que no sabe expresarse.

  A ver si alguien me puede ayudar: siempre sueño con viajes urbanos en subterráneos, trenes, colectivos y otros medios . No entiendo por qué  estoy en movimiento constante, sin sentido aparente. Subir escaleras en terminales y andar por andar. Es una angustia terrible el recordar todas estas escenas dolorosas del mundo onírico. Me siento errante. No tengo adonde ir. 

 Qué alguien me diga por qué sueño todas esas cosas relacionadas con viajes urbanos, escaleras, trenes y laberintos sin fin. Nunca un buen soñar: siempre los mismos sueños que, sin llegar a ser pesadillas, tampoco son dulces ni con los angelitos.

  Son días duros los que ella está viviendo. Lo más triste es que no tiene a nadie a su lado salvo este amigo distante que soy. Para colmo, gente nefasta le dice que va a estar sola cuando llegue a vieja. Ella contesta que no pretende dejar un cuerpo desfigurado por la vida pero en el fondo de su corazón tiene la esperanza puesta en el amor que un día llegará y que la rescatará de esta triste realidad. Está sufriendo, se está muriendo pero en otro momento está renaciendo...


  Vale decir que a esa musa cobarde le ofrecí algo más que mi amistad pero me rechazó. Luego se queja de su soledad. La persona que busca imposibles no debe luego renegar de la nada que ella misma buscó con su capricho a perpetuidad...

Las nuevas aventuras de Alan y sus amigos



  Ésta fue una semanita intensa: un predicador callejero de Alejandro Olmos me encontró en el colectivo de regreso a casa, http://surferpunks.blogspot.com.ar/2016/06/alejandro-olmos.html, hubo box en el lugar menos pensado, http://surferpunks.blogspot.com.ar/2016/06/hacer-el-odio.html, y, como si esto no alcanzara, el domingo fui protagonista de un hecho que no les comenté: un boliviano borracho, cosa muy común en Buenos Aires, chocó a una chica que iba con su beba de dos años y el que parecía ser su marido, un verdadero tarado a cuerda. Tenía más testosterona ella que él. Vamos de cero: yo venía de comprar y ahí, en la avenida, debajo de mi casa, esta mujer gritaba como una loca, típico del sexo femenino el gritar por todo. Los dos vehículos, el de ella y el del bolita, estaban parados, levemente dañados. Me acerqué porque me conmovió ver a esa ciudadana tan alterada. Enseguida, ni bien me arrimé a la damnificada y al victimario, noté que este último tenía un aliento tan cargado de alcohol que podía soplar un encendedor y hacer de él un lanzallamas sin igual. Definitivamente, ese tipo no podía manejar. El caradura empezó a esconder los envases de cerveza debajo de los asientos de su camioneta utilitaria. La madre, mientras miraba hacia dentro de su coche para ver que se haya dormido su hija, me contó que la chiquitita se había asustado por el impacto y que había llorado un instante. No solamente charlaba conmigo sino también con el nabo que la acompañaba. Pero él no parecía llevar los pantalones en esa relación. Fue ella la que sacó fotos de la patente del ebrio, ese que no quiso dar sus datos para el seguro. Fue ella la que movió los cantos. Su hombrecito no fue lo suficientemente gallito como para castigar al Meteoro de Cochabamba con un acto simple como quitarle las llaves y sentarlo en el asfalto de un bife (no pido violencia y menos en un contexto que podría ser interpretado como "xenofobia", digo nada más que existe la figura de la "detención civil". Aprehender a un automovilista intoxicado por la orina de Satanás no es una posibilidad sino que también es una obligación moral).

  El supuesto esposo de la chica quería irse de la escena. Yo les pedí a ambos, marido y mujer, que esperen a que llegue la patrulla. Les dije que el boli no podía manejar con semejante mamúa. No me entendieron muy bien pero apenas terminé mi exposición, arribaron los patrulleros al lugar. Cuando me aseguré de que el conductor loco no iba a continuar con su seguidilla de alcohol y choques, me fui a mi casa. Me hubiera gustado que le den un año de trabajos forzados, una multa de diez mil dólares o la deportación pero me acordé que somos el país más blando y permisivo del mundo. Alguno me preguntará qué diría yo si hubiera sido un argentino el mamado haciendo quilombo. Bien, no se lo puede deportar pero se lo puede desterrar. Yo lo mandaría a Europa de refugiado. Los europeos deberían tolerar a todos los degenerados y viciosos del mundo entero ya que son tan humanistas. No sé. Podemos exportar drogadictos y alcohólicos a Suecia y Holanda...

  Posdata: el conductor borracho era el Hitler boliviano. No muy alto, delgado, con bigotito, aunque no el del Fúhrer; cara de loco, gestos excéntricos, cinismo, negación de la realidad. Yo le dije: "Señor, usted está ebrio". Me dijo que sí con jactancia. Le retruqué que no podía manejar. Seguía con su actitud. Un enfermito de estos es capaz de generar una Tercera Guerra Mundial. Los tercos y los obsesivos son partidarios de hacerle pasar grandes males al mundo. 

jueves, 23 de junio de 2016

Hacer el odio



  El otro día, en el lugar menos pensado, fui protagonista de una gresca sin igual. Le mostré a un sujeto la prueba de un triunfo parcial y le dije que si tenía algo que decirme, que me lo diga en la cara, que arregle las cosas como un hombre. El anteojudo se sintió motivado y, se ve que es un nerd adicto a las historias de superhéroes, me metió un poderoso golpe en la boca. Mi labio superior izquierdo quedó cortado por dentro. "El que pega primero pega dos veces". Así dice el refrán de la calle. No hubo segunda vez para él. Corrí hacia su humanidad, me agazapé y comencé a trabajarle el pecho y el abdomen mediante intensos puñetazos a repetición. Mi intención era obvia: romperle la zona hepática y luego, si aflojaba sus miembros superiores, destrozarle el rostro. No iba a dejar esa afrenta pasar como si nada. Yo ejercí la legítima defensa, ni más ni menos.

  Me hubiera gustado enfrentarme a otros enemigos, esos que andan camuflados detrás de nombres falsos. Tengo muchas ganas de asesinarlos, aunque a trompazos limpios, aclaro. Deseo matar pero con las manos. No me interesa utilizar armas de fuego sobre idiotas que se esconden detrás de una computadora. Con zurrarlos bien fuertes delante de sus madres y novias ya me es más que suficiente. Los tiros me los guardo para los hijos de puta del ISIS, a los que masacraría con mucho placer pero sin descuidar el sentido del deber. Esto va para ustedes, malditos terroristas: los voy a hacer mierda a todos. No voy a dejar vivo ni a uno solo. Occidente tiene en mí a un campeón defensor de la civilización, malditos bastardos orientales.

  Decía que el sujeto de anteojos quedó tirado contra un mostrador. Enfrente, yo. Fue impresionante el arsenal de trompazos envenenados que comencé a lanzar sobre su cuerpo debilucho. Una turba de hippies intervino. Me lo sacaron de las manos. Todo quedó ahí. El tipito se arrepintió de haberme arrebatado vilmente. Me pidió disculpas. Yo, como buen caballero que soy, las acepté. Quedamos bien. Pero ese no es el verdadero tema en cuestión. Lo que quiero decirle hoy al mundo es que me sentí muy bien al haberme defendido. Me di cuenta, una vez más, de que soy todo un hombre, un asesino serial, un loco, un guerrero, un chacal, un soldado temible, un comando, un justiciero, un vengador, una espada, un águila. 

  Los pollerudos están por ahí haciendo el amor. Yo hago el odio: tomo el cuerpo de mi adversario y lo descompongo a golpes, hasta la muerte. Voy a acabar con la mentira del otro, ese otro del que tanto hablan los intelectuales. El otro no es solamente un pobre refugiado, un inmigrante, un indigente, un miembro de una minoría. El otro puede ser un maldito bastardo, tu enemigo: un miembro del Estado Islámico, de la ETA, de Sendero Luminoso, del Cartel de Medellín, de las Brigadas Rojas, del KKK, del Mossad, de La 12, de la banda de la otra cuadra. Muchas veces "el otro" es al que hay que destruir. No hay que dudar en utilizar toda la violencia posible para aniquilarlo, para borrarlo definitivamente de la faz de la Tierra. No hay que dejarse engañar por la dialéctica blandengue de los izquierdistas, verdaderos socorristas de Satanás. No hay que hacer caso de sensiblerías. Hay que matar, matar, matar y matar. Matar y volver a matar. Matar y no dejarse matar.

  El mundo está lleno de narcos, terroristas, narcoterroristas, narcosatánicos, chiflados, enfermos, degenerados, atrevidos, ladrones, mequetrefes, rateros, cornetas, tumberos, polizontes, policías corruptos, gomas y cuanta escoria uno imagine. No por el hecho de que alguien sea extranjero es un pobrecito. Muchos vienen de afuera a traer locura y destrucción. A esos hay que expulsarlos previa apaleada heroica. No hay que tener misericordia, nunca más. Cuando se tiene a un enemigo enfrente, hay cubrirse y atacar fuerte, porque la mejor defensa es el ataque. Y si uno ha de irse de este mundo, debe procurar no hacerlo solo...

miércoles, 22 de junio de 2016

El hombre y el mar (2006)

 

  Veo la otra orilla. El horizonte se aleja más y más. No es un sueño inalcanzable, es una utopía. Transcurren los siglos. Remo y remo mas nunca llego. Desde altamar, la utopía se hace imposible y el imposible deja de existir para aliviar mi frustración. Seguiré naufragando hasta el final. Llegó la hora de ir con las olas y no contra ellas. Ya no estoy en el mar, soy el mar.

  A los náufragos y a los navegantes. A los naufragantes...

Se va (2006)



  Nací para ver la belleza de este mundo. Sé que es poca, aunque existe, y yo la persigo como quien correr para llegar a la gloria. Ella, la belleza, me saluda y me despide mas nunca se queda conmigo.

  El sueño de alcanzarla me hace crecer, la pesadilla de su inexistencia me hace perecer, la esperanza de encontrarla me hace vivir.

  Vivo caminando. Me topo con ella en cualquiera lado y me dice "hola y chau" y se va con otro. Quizás ama a todos los hombres o a ninguno pero a mí no me quiere ni un poquito.

  Belleza, hermosura, felicidad. Te llames como te llames, vivo buscándote y muero siempre sin encontrarte. Y la vida se va, ella se va también pero sin mí...

                                                                                                 A la belleza, a la mujer...

martes, 21 de junio de 2016

Alejandro Olmos



  En este hermoso martes que pasó, ocurrió algo muy curioso: iba en el colectivo rumbo a mi casita. Un señor se había sentado a mi lado y murmuraba cosas. Pensé que se trataba de un viejo mañoso, de esos que tanto rompen las pelotas por ahí, cornudos resentidos que van por la vida generando enemistades por doquier. Primero me pregunta si yo tenía que ir lejos, así, de la nada. Yo le dije que sí. No me molesta hablar con extraños en la calle o en el transporte público, soy un muchacho grande, voy casi para los treinta. No me intimida un desconocido. Bueno, luego la cosa va por el lado del fútbol, del partido de Argentina por la Copa América. Yo contesto: "Me gusta el fútbol pero no la Selección. Ya con lo que pasó el año pasado en Chile, quedé trastornado. Aunque reconozco que en el último Mundial, con Mascherano, el equipo puso huevo, actitud. Eso es lo importante. Te digo la verdad, soy más de River que otra cosa." El cincuentón, no era tan viejo, le miré la cara con detalle, sonrío y, al llegar a San Pedrito, me busca con la mirada y se queda muerto en mis ojos. "Te cambio de tema ahora. ¿Escuchaste hablar de Alejandro Olmos?" Antes de tan grata sorpresa, adoro la política, yo pensé que se me venía un interrogatorio clásico de tipo de la calle: "¿Tenés novia?" "¿Cogés mucho?" "¿La tenés grande?" "¿Laburás?" "¿Estás buscando algo?" El trayecto que hace la línea 141 de Caballito a Puente La Noria no justifica la búsqueda de una conversación así porque sí, no es que uno va en el 338 de San Isidro a La Plata y te entretenés con el primer loco que te da parla. Cuestión que me gustó el tema que me sacó el hombre. "Sí, lo conozco, es el que se dedicó a investigar la deuda externa y demostró que es ilegítima." El pasajero misterioso se entusiasmó. Yo también. Nos entendimos fácilmente. 

  Él me preguntó si yo era de izquierda. Me vio barbudo y pelilargo y me creyó guevarista. La pregunta fue con tacto, respeto y humildad. Yo sonreí y le dije que no tengo problemas en hablar, no es nada que me afecte personalmente. Le dije la verdad: "Me considero católico y peronista. No puedo ser muy marxista que digamos. Soy de la línea del Papa Francisco". Ahí nomás le tiró a rosas a Bergoglio. Y me comentó que la pregunta sobre mi filiación ideológica viene a raíz de que "los chicos en las mesitas de izquierda lo leen mucho a Olmos, por eso te decía". 

  Desde ya, como buen argentino, me parece bien que alguien como Alejandro Olmos haya investigado el tema de la inmoral deuda externa y eterna. Ahora, ¿por qué justo a mí me saca el tema? Me pareció raro. Rubén, así me dijo que se llamaba, se bajó en la zona de Parque Avellaneda (dijo que bajaba en Floresta pero es una confusión típica de porteños y no porteños correr los límites de los barrios). Antes, pasamos por el Puente Lacarra y vimos una iglesia. Ambos nos persignamos, como Dios manda.  

  Le confesé que nunca lo leí a Olmos. En verdad, lo tengo como referencia y sé quién fue pero debería leer su obra al igual que la de pensadores nacionales como Scalabrini Ortiz o Jauretche, lo reconozco. La primera vez que oí hablar de Olmos, cuando yo era chico, creo que tendría doce años, vi en un noticiero que a Rivadavia le habían cambiado el nombre. Sí, adivinaron: "Avenida Alejandro Olmos". Luego de hacer unas averiguaciones, en el noticiero dijeron quién fue nuestro héroe y qué hizo y, a su vez, como para dar contexto, comentaron que Bernardino Rivadavia fue el primero en endeudar al país (empréstito de la Baring Brothers). 

  Antes de que el hombre se bajara, le pregunté si él va por la vida predicando a Alejandro Olmos. Me dijo que sí, que fue un genio y que también sigue al hijo. Me gustó también que le sacó el cuero a Macri, Larreta, Lanata y compañía. Fue divertido. Me parece muy loable que haya un misionero de nuestra soberanía económica. Dios quiera que llegue a todas partes con su mensaje de libertad y justicia social. Yo ya puse mi granito de arena al compartir ésta que es su historia y, también, la de todos nosotros, argentinos... 

lunes, 20 de junio de 2016

Fines y finales



 
 El fondo del ayer forrado con el azul de mañanas robadas a la esperanza o al silencio, eso era el anhelo del sueño gastado noche tras noche, allá, donde los espejos se cortan entre sí y las mentes languidecen a falta de una lucidez mejor. Colores, colores. Con el alma en el suelo y los pies en el cielo, con la poesía de vivir al revés para ver con claridad lo recto, lo que dicen que es bien. Al fin y al cabo, madrugadas de peligro habrá para muchos.

  Un afuera sin pies camina la noche con la intención de hallarla viva. Las voces retumban, asesinan. No son eco de vos, lectora, lector, sino fermento de pasados, viudas, cajones, opulencias y letras puestas en agonía para alegría de muy pocos rostros.

  ¿Para qué seguir los rastros? Los ocasos se envuelven en la copa de la soledad y al viento, no al tiempo, al viento que dejaron ir lo atrapó un pájaro que a su vez es cautivo del tiempo y los límites idiotas que impiden ir hasta la desaparición bajo el sol, sobre el polvo muerto de la distancia. Cuando no hay entreveros, surge la posibilidad de irse, degradarse, dejarse absorber por el suelo y esa jornada que lleva en sí la fuerza salvaje del calor y la confusión. 

  Hay, o puede haber, un fragmento de naufragios, una ración de desgracias, un vuelo de lágrimas, un tren de mareas, un fuego líquido e insuperable en el vapor de su verde dorado y acuoso. Falta solamente que resurjan esos lagos flotantes cuyas formas son moldeadas por la mano de un hombre que desea y concibe pasiones magníficas para poblar el imaginario de criaturas de amanecer y sensación.

El ingrato (2005)



El ingrato
llega sin ser esperado.
Entra sin ser recibido.
Está sin ser querido.
Vive sin ser comprendido.
Muere sin ser llorado. 

Eva Peron by Eddy Morrison



  Como sabrán, no es mi costumbre compartir textos ajenos en mi espacio. Creo que va a ser la primera vez que lo hago. Mi intención siempre fue crear, no copiar ni reproducir. Mi literatura podrá ser buena, mala o lo que vos digas pero es original y soy feliz por ello. Ahora, lo que quiero compartir con todos ustedes es algo muy poco conocido en la Argentina: un militante del British People Party, un partido político de corte fascista de Inglaterra, señala a Eva Perón como heroína de la raza blanca. Desde ya, la Abanderada de los humildes nunca fue racista. Me parece de mal gusto esa parte. Sin embargo, me genera orgullo que un nacionalista inglés reconozca a Evita y a nuestra historia. En lo personal, no me llevo bien con los patriotas de allá por la cuestión Malvinas y porque ellos nos discriminan como pueblo y se mofan del Papa y de nuestra religión. Tal es así que le dicen "pigs", "cerdos", al conjunto de países mediterráneos cuyas siglas conforman ese acrónimo diabólico: Portugal, Italy, Greece, Spain.

  Si tienen alguna duda, me preguntan. Es un texto sencillo de leer pero me da pereza traducir. Sin más preámbulos, lo prometido:

Eva Peron - a life
I will be back and I will be millions!
by Eddy Morrison


Eva Perón (real name Maria Eva Duarte de Perón), known throughout the world as Evita, especially after the success of the Andrew Lloyd Webber stage play and film, lived only a very short life. Her impact on the politics of Argentina was, however, enormous; and it continues today more than fifty years after her death. Her name Eva became the affectionate 'Evita' or 'Our little Eva'.

Eva was venerated by the Argentine workers - her descamisados (meaning 'shirtless ones'); she was slated by the haute bourgeoisie of Buenos Aries society (the fifty oligarchic families who had dominated the Argentine and against whom Evita fought her whole life); and she was totally misunderstood by the military establishment, who thought she could be used as a pawn. Through all of this she came to symbolise a strong Argentina, full of national pride and nationalist expectations in the years following the Second World War.

Poor beginnings
Eva Perón's meteoric rise from her beginnings as a poor villager in the backwaters of a run-down country to a status as one of the most intriguing, charismatic and powerful figures in a male-dominated culture, is a story almost unique in political history.

Eva was born in the little village of Los Toldos in 1919, one of five children her mother bore to Juan Duarte. All the children were illegitimate - a social stigma in a staunch Catholic country. On her father's death, the family moved to the provincial town of Junin to start a new life. It was in Junin, at the age of 14, that she became determined to be an actress, and when she was given the chance to leave the backwater town she took it. She ran off to Buenos Aries, the cultural centre of South America, in the company of a young tango singer.

As an aspiring 15-year-old actress, Eva faced almost impossible odds in landing jobs in the theatre. She led a hand-to-mouth existence, often being ill and rarely having much to eat. Her opportunities took a dramatic leap forward when a well-off manufacturer fell in love with her and provided her with her own radio show. Shortly thereafter, Eva's voice became a regular feature on the airwaves of Buenos Aires.

Eva's energy was incredible: her pace of work was terrific, and she quickly made powerful friends. Her lack of training in acting did not seem to hinder her ability to attract some very important people to her cause. Among her admirers were the President of Argentina and, more importantly, the Minister of Communications, Colonel Imbert, who controlled all radio stations in the country.

Meeting with Perón
Eva met Colonel Juan Domingo Perón, the real power behind the new military government, at a fund-raising event for victims of the devastating 1944 San Juan earthquake, in which thousands died. She made a quick and favourable impression on the widowed colonel and started to see him regularly. Though exactly half Perón's 48 years, Eva, at numerous turns, assisted Perón's rise to power in ways that were beyond the imagination of even the most veteran politicians. When Perón became Minister of Labour and Welfare, Eva convinced him that his real power base should be the previously ignored masses of labourers living in the terrible slum conditions that then surrounded the otherwise glamorous Buenos Aires. Eva was fulfilling the real cause in her heart - social justice for the poor of the Argentine together, with Juan Perón's openly nationalist stance. Perón had spent some time in Mussolini's Italy and was impressed by the Fascist corporate state.

A stream of proclamations issued from the Juan Perón's ministry, bringing in for the first time a minimum wage; improved living conditions; salary increases and protection from the Oligarchy, the grand capitalists of the country. The working class, for the first time in the nation's history, began to see some of the profits of its hard work. As a master stroke, Perón empowered and guided the giant Confederation General del Trabajo (CGT, or General Confederation of Labour), which embraced many of the trade unions.

It did not take long before Eva had to call Perón's and her descamisados, the shirtless ones, to the aid of the man who was now her husband. Another reactionary army coup was on the point of success when Evita (as she was now popularly known) called in all her poor but hugely numerous supporters. Upwards of 200,000 descamisados entered the capital city and demanded that Perón be their Leader. Juan accepted the call of the Argentine people.

Evita solidified her ties with the workers by establishing her Social Aid Foundation. Through this charity, scores of hospitals and hundreds of schools were built, nurses trained, and money dispensed to the poor. Evita also furthered the cause of the women's political party, the Perónista Feminist Party, the women's arm of the Perónista party, as it had by then become known.

Even though a strong and inevitable personality cult was developing around her, Evita would always tell the people in her many speeches that all the real credit should go to her husband Juan, and that she would gladly sacrifice her life for him, as they should sacrifice theirs, and for their land and nation. Evita's finest personal and political moment came with her long tour of Europe, the aptly named 'Rainbow Tour', during which she met with Franco, the leader of Spain, Pope Pius XII, and the Italian and French foreign ministers. In Italy and France, however, she met some nasty Communist demonstrations. These were particularly vociferous in Italy, where the Reds called her a whore and a Nazi.

Still, she absolutely dazzled post-war Europe with her charismatic, movie star-like appeal and passionate speeches. Her rags-to-riches story was told over and over again in the press, and she made the cover of Time magazine.

Decline and death
By 1952, however, the people's heroine was dying, a victim of uterine cancer; but she kept up her work to the end. In her last speech, on May Day, Juan Perón had to hold her up as she spoke to the masses of descamisados assembled in tears to hear her farewell to her beloved nation.

Evita's death on July 26th 1952 brought the whole of Argentina to a standstill. The masses were dumbstruck - they had lost both their Madonna and their spokeswoman. Evita's body was embalmed, and at her funeral tens of thousands paid their last respects, travelling from all parts of Argentina.

In 1955, Evita's body disappeared, stolen by the military after they had deposed Juan Perón because they feared her even in death. Evita represented national salvation. The Oligarchs were taking their revenge on her and her politics of national social justice even when she was no longer alive! The body was spirited away to Germany and then to Italy, where it was buried in secret for 16 years under another name. Juan Perón, then in exile in Spain, finally had the body returned to him.

Evita's story came to an end when Juan Perón passed away in Argentina in 1974. Her body was brought from Spain and it lay in state next to that of her husband.

Though efforts to have her made into a saint have been turned down by the Vatican, Evita still holds near to saint status in Argentina. Slogans proclaiming Evita Vive! (Evita Lives!) can be seen everywhere even today in a new century. At her family crypt in the Recoleta Cemetery in Buenos Aires, supporters and pilgrims still leave flowers, and a continual guard is kept to prevent vandalism.

On her deathbed she spoke the prophetic words: "I will be back and I will be millions!" Her courage and her patriotism, together with the love of her people and her loyalty to her husband and his ideals through thick and thin, make her the seminal White Nationalist heroine.