Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

miércoles, 15 de marzo de 2017

El Estado Nuevo y la Revolución Silenciosa



  Vos, amigo mío que vivís en el exterior, me preguntabas cómo fue el surgimiento del Estado Nuevo. Te aclaro de entrada que fue hace más de diez años y que no me acuerdo todo con lujo de detalles. No por vivir en Buenos Aires uno se codea con el poder. Es como creer que todos los europeos son ricos. Una pavada. Pero empiezo por la previa de los acontecimientos: entre 2017 y 2019, estaba todo mal: desempleo, inseguridad, protestas, cortes de calle y de rutas, corrupción, problemas de transporte e infraestructura, huelgas permanentes. Era un Estado fallido. La Argentina no era viable para inversores extranjeros o locales. El tipo común no podía vivir. Te mataban por una billetera, de eso te acordarás. Bueno, obvio: el gobierno de aquel entonces se fue a la mierda. Primero rajó Macri. Después no sé quiénes más estuvieron. Fue un quilombo. Lo que te puedo decir a ciencia cierta es que en esos días se prendieron fuego todas las cárceles de la Argentina, que estaban colapsadas. También murieron los delincuentes hacinados en comisarías. Los que se refugiaban en villas, esas mierdas que no existen más, fueron muertos por los vecinos. Es decir, se suspendieron todas las leyes, todos los Derechos Humanos. Fue una purga sin precedentes. Un amigo con llegada a la gente del Directorio me ha dicho que todo fue fogoneado por ellos: querían llegar y que esté todo limpio, no hace falta que te explique más. 

  El Directorio del Estado Nuevo fue presidido por un señor judío dedicado al tema de las finanzas, un capo el tipo, Londres es como su casa. Estuvo tres años al frente y luego se fue por propia voluntad. Aunque se rumorea que maneja todo en las sombras. Se dice que es masón y todas esas pelotudeces. Yo no sé qué carajo hace de su vida pero lo banco a muerte, es un genio. Bueno, resulta que este chabón lo primero que hizo fue abolir los partidos políticos, el Congreso, los sindicatos y toda la burocracia. Reestructuró todo. Para empezar, las leyes comenzaron a debatirse por ramo de actividad. Es decir, cada corporación se rigió a sí misma. ¿Cómo un diputado o un senador podía debatir en un mismo año sobre transporte, salud, educación y seguridad sin saber nada de nada? Por otro lado, las famosas comisiones y sus "asesores" eran un gastadero de guita. El Ruso voló todo a la mierda. También se disolvieron ministerios al máximo. En todos los órdenes se dio esto: nacional, provincial, municipal. Se había acabado la joda. Así se resolvió el déficit fiscal.

  Con respecto a los empleados públicos, se los trató de reconvertir: la mayoría pasaron a formar parte del Estado policial que tenemos. Otros fueron presos porque se demostró que eran mafiosos. Y unos cuantos fueron a parar al sector privado. Se achicó a full. Se acabaron las licencias, los curros, las jodas, los ausentismos, las llegadas tardes y las escapadas. Desde la instauración del Estado Nuevo, no voló ni una mosca en la calle: te hacen multa hasta por tirar un papelito. 

  La economía no es mi fuerte pero puedo decirte que gradualmente se fue bajando la presión fiscal. Los costos laborales para la incorporación de empleados nuevos desaparecieron prácticamente. Y los costos de los empleados antiguos se redujeron lentamente. Además, hubo una flexibilización laboral impresionante. La Ley del Toro Viejo estipuló el fin de la indemnización: tipo cansado y viejo que no quería laburar, era echado de una. Antes, los machos añosos especulaban con hacer juicio y llevarse media empresa. Parásitos que vivían a los más pibes con eso que decían antes del "derecho de piso". Ahora, con el Estado Nuevo, se impuso laburar con de todo desde el primer día hasta el último. Otro punto importante fue el sistema de pasantías: desde el primer año luego de la secundaria, te incentivan a trabajar y estudiar a la vez. Laburito part time, cuatro horas tranqui. Se demostró que así se incrementa la productividad. Varios pibes haciendo turnos de cuatro horas rinden más que un flaco explotado todo el santo día. Me preguntarás por el tema de mantener niños, mujer y todo eso. Te contesto: casi que se prohibió tener críos antes de los treinta años. A todas las negras les dieron vacunas anticonceptivas. Si alguna se embarazaba en la adolescencia o sin demostrar tener avales económicos para hacerse cargo de la criatura, cárcel. Así de una. También se intentó legalizar el aborto pero la Iglesia lo impidió. Así que se negoció por atrás que se acabe la joda de tener ocho hijos. Todos los pibitos a la escuela, escuela de doble turno. Ya no hay tiempo para que los guachos y las pibitas cojan. Cada vez se debuta más tarde. Al gobierno le conviene que sean todos vírgenes productivos. 

  También se obligó a las familias de clase media y media alta a mantener a los hijos hasta que terminen de estudiar en la universidad. Porque antes pasaba que muchos se acomodaban en el laburo de papá y le quitaban lugar a los otros, ¿viste eso de atender el negocio de papi, de hacerse el obrero? Se prohibió. No es que se generaron grandes puestos por estas medida pero había pibitos chetos de Caballito que se hacían emplear por cadenas como Havanna. Y no, eso es quitarle lugar a pendejos pobres de barrios periféricos.

  En cuanto a la relación con la Iglesia, es tirante al día de hoy. El Estado Nuevo todavía banca a los curas pero los mandó a laburar. Ya no están más rascándose las bolas en las parroquias. Son asistentes sociales con creencias religiosas. Ahora se respeta la fe de las personas. A las feministas las cagaron a palos una vuelta y no jodieron más. Ah, y está prohibida la entrada de musulmanes en el país. De musulmanes y de sectas tipo Testigos de Jehová. En sí, el Estado es laico pero se apoya en la estructura material de las parroquias y los colegios confesionales. Y obvio, el Judaísmo es una religión fuerte. Pero el Ruso en su momento intervino AMIA y DAIA y prohibió que jodan con Nisman y esas cosas, no sé si te acordás del atorrante ese que se cogía a las mejores minas.

  Con respecto a las relaciones exteriores, la Argentina se lleva muy bien con todo el mundo. Tiene buena onda con Estados Unidos e Israel. Hasta con el mundo islámico está todo más o menos bien. Con Inglaterra hubo un poco de quilombo pero los british tuvieron que acceder a compartir las regalías de petróleo, pesca y otros rubros. Y ahora hay argentinos viviendo allá. Han habido algunos bardos pero se va camino a una soberanía compartida. Los fachos de acá dicen que eso es traición pero yo creo que fue un arreglo inteligente para ambas partes. Ahora tenemos Fuerzas Armadas muy poderosas. Y los ingleses, lógico, además de que no quieren pelear, necesitan utilizar nuestros puertos, nuestra infraestructura. 

  Lo que más destaco del Estado Nuevo es su carácter ascético, aséptico, monástico, de laboratorio. No hay un gran liderazgo popular y tampoco se ven propagandas de gobierno. No hay elecciones. La Partidocracia murió para siempre. Se prohibieron los boliches y las manifestaciones masivas. Los eventos públicos están muy controlados. Tomar alcohol es muy caro por los impuestos, algo así como diez dólares por una lata de cerveza. Es todo muy moderado ahora. 

  En otro orden de cosas, la droga es legal pero la comercia el Estado. Hay una cadena que se llama Drugs y que le da empleo a un montón de gente. Bolivia, Paraguay y Perú proveen la materia prima y acá se procesa y se vende a todo el mundo. Eso generó malestar con Estados Unidos pero el tiempo demostró que la intervención estatal sirvió para la reducción de daños. Ya no se venden porquerías. Vos que estás allá en Europa habrás visto cómo son los sobrecitos de merca: cerrados al vacío. Con el tema de la falopa y la marihuana, con la legalización de la prostitución y la estatización del juego, se ganó mucho. No hace falta ser muy bicho para darse cuenta de que la Iglesia puso el grito en el cielo. Sodoma y Gomorra, sí, pero con pleno empleo. 

  ¿Te acordás cuando fuimos a Bariloche, la famosa Ruta del Desierto? Ahora es como Las Vegas: casinos por todos lados, puteríos, joda y toda la degeneración que vos quieras. No es que el bardo está en todos lados. Ahí hay de todo. Se llama Nueva Hedonia esa ciudad, ya habrás oído hablar de ella. Hablando de todo un poco, te digo que tendrías que venir a la Argentina. Se puso muy linda. 

  Lo mejor que hizo el judío, que tiene amigos en todos los bancos del mundo, fue traer toda la guita argentina en el exterior. Hizo un blanqueo de verdad, en favor del Pueblo. Lo trataron de comunista pero al tiempo devolvió toda la plata con intereses y pagó la deuda externa de una vez y para siempre. Además, le confiscó todo a los políticos y empresarios corruptos que estuvieron antes. El Ruso generó un plan de obra pública como nunca antes se vio en la historia del mundo: conectó todo el país con autopistas y creó ríos navegables artificiales. Llevó agua potable, cloacas y gas a todas partes. Invirtió en energías renovables y levantó escuelas y hospitales en todas las provincias. Es verdad que es medio loco: se cree un faraón y llenó todo de pirámides, símbolos raros y esas cosas por las cuales el mundo entero habla de nosotros. Él dice ser el Mesías del Pueblo de Israel y muchos le creen. Igual, me chupa un huevo: el mesianismo es común en nuestros políticos, por más que se hable de un Estado Nuevo. Perón se creía Mussolini y hubo una que decía ser Arquitecta Egipcia. Lo que importa es el millón de kilómetros de vías férreas que nos conectan entre nosotros de punta a punta, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad. Además, nuestros ferrocarriles llegan a todo Chile y a todo lo que es Bolivia, Paraguay, Uruguay, Perú y buena parte del Brasil. Son nuestros. Todos los países de la región son satélites de la Argentina. 

  Hay algunos que en Europa dicen que el Ruso es un comunista-nazi, un loco, un masón, un hijo de puta. Yo no sé. No me interesa lo que digan los pelotudos que están con vos allá. Yo te digo que no les hagas caso. Será mesiánico pero esa es una discusión que él tiene con su tribu. Lo que te puedo decir es que el hebreo salvó al país. Los que lo sucedieron también fueron y son buenos pero porque el judío les anda detrás. Otro día te sigo contando cómo fue la Revolución Silenciosa porque un día este tipo apareció en la Casa Rosada como si nada hubiera pasado. Y pasó mucho. Casi que hubo una guerra civil.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada