Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

jueves, 16 de marzo de 2017

Fases


  
  Por momentos, este río. Nada, final. La realidad impone ensayos para pasar a fases superiores de esa demanda gritada hace ya mucho. Todo es acercarse, rodear, sentir, crear, improvisar, salvar. Cada día es un avance, una cita con un nuevo destino. En el fondo, se sabe que un futuro perfecto podrá hacerse presente si se evita los desatinos del conformismo y la mentira interna. 

  No está tan lejos como antes. Hay confianza, una actitud renovada, una mirada más viva, un soñar despierto que antes era apaleado por vacilaciones y convicciones en contrario. Días de juegos de trueques, mercado de vanidades, ida y vuelta de visiones y profecías inacabadas. 

  Mensajes encriptados para que el yo futuro sepa de dónde vino, para que conozca los fundamentos de su personalidad y el porqué de tantas cosas que ahora siente ante un milagro que cree no merecer. Poco más, poco menos, el mandato dado es recurrente por estos lagos congelados: creer en uno mismo pese a todo. Es la única manera de estar vivo. Cuando se sigue a pie juntillas la opinión ajena, se muere en favor de los otros, en perjuicio de todo lo que se es. No conviene dejarse encerrar en el ataúd de las palabras de los demás. Mejor es permitir que esas habladurías obren a modo de suicidio, que esa malicia deshaga a quienes la envían con esmero y desespero hacia vos.

  Tenerse a uno mismo es tenerlo todo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada